Con un mercado de los arriendos de propiedades en constante dinamismo, el factor precio es una de las claves a la hora de concretar la operación. Si bien, no existe una regla única, sí hay ciertos consensos en el mercado.

Independiente de la fórmula que utilices para calcular el valor de tu propiedad, siempre es aconsejable que muestres flexibilidad a la hora de negociar, así que una vez fijado el precio, establece el límite de rebaja que estás dispuesto a aceptar. 

Con estas consideraciones claras, echa un vistazo a estas cuatro recomendaciones para calcular el precio de arriendo de tu propiedad.

El mercado manda

El primer enfoque que te ayudará a fijar el precio para tu propiedad en arriendo es el de la comparación. Es probablemente la metodología más utilizada, que consiste en analizar y cotejar los valores de arriendo en virtud de sus características y ubicación. 

La tecnología es un aliado al momento de comparar valores. Basta con revisar los portales inmobiliarios y pesquisar la mayor cantidad de viviendas con cualidades similares a la tuya, e idealmente dentro de la misma zona: asegúrate de incluir en tu estudio variables como la cantidad de dormitorios, metraje, antigüedad, equipamiento y que sus estados de conservación sean parecidos. 

También es importante considerar algunos extras como piscina o quincho y en el caso de departamentos, la existencia de estacionamiento y bodega, así como la orientación, altura y atributos de sus espacios comunes. Estas características podrían marcar una importante diferencia en el precio final de arriendo a cobrar.

Una vez establecida una muestra representativa de las propiedades equivalentes (no más de 20), será el momento de sacar una media de precios y a partir de ellos, establecer el valor de arriendo de tu propiedad basado en dichas estimaciones. 

Es importante considerar que en la valorización de una propiedad en arriendo, el mercado manda. Si después de sondear precios de inmuebles similares, compruebas que tus cálculos iniciales no están en sintonía con la oferta y la demanda del momento, lo conveniente es ajustarse. De esta manera, puedes arrendar más rápido, controlar la vacancia y evitar que se acumulen de servicios básicos. 

Estimar por tasación

Si además de la primera estrategia, quisieras sumarle otro mecanismo para decidir el valor a cobrar por el arriendo, puedes complementar tu comparativa de precios con una operación simple. En primer lugar, debes conocer el valor comercial de la propiedad por medio de una tasación. Puedes hacerlo a través de alguna empresa que ofrezca este servicio, o bien, con información del Servicio de Impuestos Internos. 

Luego, multiplica el valor de la tasación por 0,5% y como resultado, te arrojará un valor estimado máximo a cobrar por el alquiler. Esto quiere decir que si el precio real de tu propiedad es de $300 millones de pesos, el valor mensual de arriendo podría ser de hasta $1.500.000.

Con tasa de descuento

Otra manera que puedes utilizar para calcular el valor del arriendo de tu propiedad es un poco más sofisticada, pero con los datos a la mano, puedes llevarla a cabo sin problemas. Consiste en una fórmula matemática compuesta por tres variables: 

Valor actual de la propiedad

Puede ser a través de una tasación o puedes estimarlo en virtud de propiedades de características similares.

Tasa de descuento anual

Es la tasa de interés utilizada para calcular el valor presente de un flujo futuro. En las propiedades habitacionales regularmente oscilan entre un 4% y 5%. 

Meses estimados de ocupación

Se calcula por 10 u 11, pues se considera un mes de vacancia en el año y otro mes en que se incurrirá en gastos (como contribuciones, gastos comunes, etc.) y eventuales reparaciones.

Ahora bien, la operación consiste en multiplicar el valor actual de la propiedad por la tasa de descuento y dividirlo por los meses estimados de ocupación. Es decir, para la misma casa del ejemplo anterior de $300 millones, la fórmula sería: 300.000.000 x 0.04 / 10, lo que da como resultado $1.200.000.

Contrata el servicio

Si las fórmulas matemáticas no te emocionan, otra opción es dejar la estimación de precio de arriendo a cargo de tasadores profesionales. Ya sea a través de una empresa o contactando a tasadores independientes, siempre pueden brindar el servicio requerido y con la información entregada, tendrás mayor claridad para establecer el valor del arriendo de la propiedad. 

Esta es una opción muy recomendable, pues, con la asesoría de un perito tasador podrás llegar a un precio acertado, es decir, ni muy bajo que provoque pérdidas al vendedor, ni muy alto que impida el arriendo dentro de un plazo razonable.